Consentimiento para quiroprácticos

Disclaimer:

Esta entrada se publicó originalmente el 13 de septiembre de 2011, y formaba parte de un buen puñado de entradas sobre el escándalo entre los quiroprácticos ingleses y el periodista Simon Singh. A raíz de la reciente cita en el libro Medicina sin engaños, de J.M.Mulet, he decidido volver a publicarla. Podéis leerla a continuación.

Consentimiento para quiroprácticos.

He podido leer hoy que el Consejo de Quiroprácticos de California obligará a partir de octubre a sus miembros a conseguir el consentimiento informado de sus pacientes antes de someterlos a técnicas que impliquen riesgo para su salud, es decir, las manipulaciones vertebrales (especialmente de la columna cervical).

La ley obligará a lo siguiente:

  1. Require all licensees to inform each patient, verbally and in writing, of the material risks of proposed care (defining "material" as a procedure inherently involving known risk of serious bodily harm)
  2. Require the licensee to obtain the patient's written informed consent prior to initiating clinical care
  3. Provide that the signed written consent shall become part of the patient's record
  4. Specify that a violation of the above requirements constitutes unprofessional conduct and may subject the licensee to disciplinary action

Es decir: que se deberá informar a cada paciente, verbalmente y por escrito, de los riesgos materiales de la técnica; este consentimiento debe ser previo al inicio del tratamiento, formará parte de la historia clínica del paciente, y, en caso de que no se cumplan estos requerimientos, se llevarán a cabo sanciones disciplinarias contra el terapeuta.

Cuando los pacientes lean que pueden sufrir daños medulares o incluso lesiones cerebrales, más de uno se lo va a pensar. Y es lógico. La mala noticia es que en España no existe nadie que vaya a obligar a los de aquí a lo mismo. Y no creo que el bodrio de ley que tiene entre manos el Ministerio de Sanidad sobre las terapias alternativas vaya siquiera a tenerlo en cuenta.


No sé cual será vuestra costumbre en la clínica, pero personalmente explico a los pacientes cada cosa que voy a hacer, y siempre doy la posibilidad de elegir entre varias opciones si las hay (especialmente cuando hablamos de manipulaciones de alta velocidad o punción seca). Si esa información se tiene por escrito, y firmada, mejor que mejor.


En palabras de Edzard Ernst, bienvenidos al siglo XXI.

Edito: Como bonus, os dejo una gráfica para el recuerdo (y para los "perezosos" que no hayan querido leerse el artículo de Di Fabio sobre las lesiones tras una manipulación cervical):

Practitioners providing manipulation of the cervical spine that resulted in injury. For the purpose of comparison, the type of practitioner was adjusted according to the findings by Terrett.